Bienvenidos a este espacio de esparcimiento del paladar. Desde este, nuestro blog, intentaremos transmitir todo cuanto sea necesario para dar a conocer la cerveza en todo su esplendor.

Ven a visitarnos, estamos en
C/Andrade, 2; Barcelona

Y no dejes de visitar nuestra Web
birrabirrae.webs.com

Como dijo Benjamin Franklin:

"La cerveza es la muestra de que Dios nos ama y quiere que seamos felices".

lunes, 29 de diciembre de 2014

In Memoriam, Iaio Enric.

Buenas de nuevo queridos todos.

Al parecer tengo un poco de tiempo y me lo paso delante de un ordenador tecleando. Soy un caso. podría estar delante de una "tablet" dándole caña a unos caramelos, pero he preferido escribir. El día menos pensado me hago escritor (no penséis que no lo he intentado ya...).

La entrada de hoy es algo especial para mí. Es en memoria de mi difunto abuelo, D.E.P.

Luchador de una guerra que nadie pidió, se hizo mayor al lado de mi abuela, tuvo una niña que falleció muy pequeña. Tuvo a mi tío, y más tarde, a mi madre. Todo esto lo se, pero no lo he vivido yo. Lo siguiente sí lo he vivido.

Mi abuelo era un hombre grande, desde el punto de vista de un niño de 10 años, que es cuando se me fue. Tenía bigote y se peinaba para atrás. Tenía uno de esos cacharros donde ponía su pastilla de jabón  y con una brocha mojada hacía espuma, se la pasaba por la cara y luego se afeitaba. Cada mañana desde que tengo memoria.

Era un hombre amable y bueno. Nunca me puso una mano encima (porque yo era más rápido que él... que si no alguna ostia me hubiera caído por mamoncete). Cuidaba del periquito de la casa. El día que el abuelo faltó, el periquito murió de pena. Era del Barça, por si las moscas, lo aclaro.

Muchas noches, antes de irme a mi cama, me tumbaba en la suya y me explicaba historias divertidas. En muchas de ellas, nosotros éramos los protagonistas. Más adelante comprendí que no eran historias divertidas. Eran anécdotas de la guerra que disfrazaba y pintaba de ilusión.
Jugaba conmigo al escondite, pero siempre se escondía detrás de las cortinas. Era divertido.

Algunas veces, salía a pasear y me llevaba con él. Me llevaba por el pueblo (no parece tan idílico cuando te haces mayor y ves en qué se ha convertido... me he criado en San Adrià de Besós, tocando San Roque. Algo que hoy es un cruce entre Pakistán y La Mina). Al mercado, donde ayudaba a un señor con una parada de hierbas y especias, por el río (el Besós... sí), etc.

Todos los recuerdos son especiales, pero hay un recuerdo que siempre me viene a la mente:

Mi yayo (así lo llamaba), muchas noches cenaba sopa de farigola (tomillo, en castellano; Thymus vulgaris, en latín).
La sopa de farigola se elabora de una manera muy simple: con pan duro de días, se hacen rebanadas que se tuestan o fríen en una paella. Encima, se vierte una cocción de tomillo seco en rama. Con el agua casi hirviendo, se rompe encima del plato un huevo, se le hecha una pizca de sal, y aceite de oliva.

Esa sopa casera tan especial que comió durante años, impregnaba la casa de un olor muy especial. Era para él un manjar, y para la casa, un bálsamo oloroso.

En memoria de mi querido abuelo, he querido hacer una receta de cerveza que me ha preparado mi amigo Àlex, de Glops. El resultado de este "In Memoriam", ha sido una cerveza de trigo tostado con tomillo. Sedosa, suave, balsámica y aromática Iaio Enric es ya una realidad.

Os animo a todos a probarla. Es increíblemente versátil en cuanto a maridajes se refiere: carnes rojas, blancas, aves, frutos secos, pescado azul, quesos semi o curados, estofados, picantes y embutidos.





















Te hecho de menos, yayo, pero ya te tengo un poco más cerca.

En fin, no me quiero poner ñoño, que intento mantener una imagen de tipo duro, y con lágrimas no se consigue eso.

Prosigamos. Esta cerveza, tiene una gasificación tremendamente baja, con lo que recomiendo lo siguiente:

Ponemos la botella en horizontal. Vamos, tumbada. Hacemos rodillo con ella varias veces de manera que el poso de las levaduras se entremezcle con el caldo. La ponemos de nuevo de pie. Cogemos un vaso lo suficientemente grande como para que entre toda la botella -recomiendo una copa modelo Munich Bavaria (los modelos de copa más usados en las cervezas de bar de toda la vida), una pinta o weissglass (el vaso de las cervezas de trigo, sí, ese tan largo y con curvas)-. Lo ponemos encima de la botella haciendo que entre todo el envase dentro y toque el fondo de la copa barra vaso. Le damos la vuelta rápido de forma que la botella quede bocabajo y el vaso boca arriba. Comenzamos a levantar poco a poco dejando que le entre aire a la botella que mantendremos totalmente vertical mientras el líquido va cayendo y haciendo "blop, blop".

Por si acaso mis torpes palabras escritas no llegan a vuestros cerebros como tengo intención, os voy a dejar un vídeo gravado para que quede constancia de cómo hacerlo sin miedo y sin peligro.





Bueno, queridos todos. Os dejo con vuestras vidas. Yo intentaré seguir la mía como me enseñaron mis mayores, entre ellos, mi yayo: de forma íntegra.

Sed felices, no hagáis lo que yo no haría, que es poco, tened cuidado con lo que bebéis por ahí. Que no os engañen y os pongan refrescos con alcohol si pedís una cerveza.

Salud.

miércoles, 12 de noviembre de 2014

No aptas para todos los públicos(?).

Buenas de nuevo a todos queridos míos.

Aprovechándome de mí mismo, y robándome tiempo de descanso (soy un jefe tirano y cruel conmigo mismo, no me dejo ni salir a desayunar) me pongo a escribir. Este arte que me tiene frito porque no tengo tiempo de verdad para ejercerlo y lo hago en los ratos que me siso como buen empresario y pobre trabajador. Hoy no quiero hablar de la política del empleo, solo me que me gusta divagar, pero eso ya lo sabéis.

Hoy quiero hablar de unas cervezas que no son para todos los públicos. Más que nada porque son poco conocidos, y algunas de ellas cabe la posibilidad de que no os gusten, por las características que las hacen poco frecuentes, pero que para mí son especialmente geniales. Empecemos pues:

Sour Red: O roja flamenca, esta cerveza lejos de ser una señora vestida con topos de lunares en fondo carmesí, es un estilo de la región de Flandes característico por sus aromas y sabores tan semejantes al vino. ¿Cómo puede ser esto? Esto se debe en parte por su "contaminación" deliberada de Brettanomyces y al dejarlas madurar en barricas de madera donde ha madurado vino antes, y en parte por lo de dejarlas en las barricas, que adquiere sus sabores.
Oscura y consistente, esta cerveza presenta sabores, por lo general, ácidos, notas de vinagre, frutos rojos, frutos secos, uvas y pasas. Duchesse de Bourgogne es su mayor representante. Aunque también podemos probar con Rodenbach, más ligera o Bourgogne des Flandres, más dulce.Personalmente me encantan las Cuvée Brut y Goudenband de Liefmans... La primera de estas se elabora como la segunda, pero se le añaden cerezas de temporada... Un par de delicias como las que no hay.

Lámbicas: O cervezas de fermentación espontánea. No es que surjan de la arquebiosis, como se creía antaño, pero sí que es cierto que las levaduras no se añaden por mano humana.
Igual que en la producción primera de la cerveza, las levaduras que flotan por el aire entran en contacto con el caldo, así como algunos tipos de bacterias. Son un estilo que solo se produce en Bélgica debido a que estas levaduras tan concretas solo viven por esas latitudes.
Para ayudar a las sucesivas fermentaciones, se le va añadiendo azúcares. Estas maravillas rondan entre uno (las más jóvenes) y cinco años (las más viejas-Oude-) de maduración.
Por obtener, se obtienen cervezas ácidas, de fondo maltoso y toques afrutados, de madera, etc.
A algunas versiones de estas cervezas, lo que se les añade son zumos de frutas. El más común: cereza. O como ellos llaman a estas versiones: Kriek. Frambuesa, melocotón, arándanos o manzana son otras frutas también utilizadas. Lindemans Faro Lindemans Gueuze: las más comunes y más conocidas que encontraréis en la tienda. Algún día cercano (sin presiones) traeré más lámbicas, pero por el momento, no son demasiado conocidas y pocos os atrevéis con ellas.
De frutas tengo varias, pero esta es una que tiene una acogida brutal, Liefmans Fruitesse. Elaborada con cinco frutos rojos. Una piruleta, vamos.

Californian Common: O... No hay más nombres para ella. Cerveza ligera debido a su fermentación Lager, nació de un fallo en las temperaturas de fermentación, que eran más elevadas de lo adecuado para que esta levadura funcione a pleno rendimiento. En consecuencia, tenemos una cerveza con más cuerpo en boca, afrutada y de paso limpio, notas de madera y fresca, fresca. Anchor Steam Beer, la primera y la original es la principal representante en el globo. De aquí, han surgido un par de estas hermosas criaturas "vivas": Bonaplata de Minera, y A California no hi ha Guardia Civil, colaboración entre La Pirata y Calavera.
Este último estilo sí que es para todos los públicos... pero se me ha colado como una lagartija de una enredadera. No, la verdad es que la he dejado entrar por sus curiosas características organolépticas y su proceso de elaboración.

Ahumadas: Esto no es una categoría... son varias, pero todas tienen una cosa en común, y es que en el proceso de elaboración se usan maltas que para el proceso de secado se han pasado por un ahumado, cual salmón.
-Rauchbier, de estilo alemán y baja fermentación. Schlenkerla Märzen es un pedazo de rauch con
sabor muy intenso. Mucho.
Al estilo Bamberg, pero hecha aquí, Fumada de Glops. Intensa, pero no fuerte como para darte un algo.
-Rauchweizen, de trigo al estilo alemán, alta fermentación. Schlenkerla Weizen es un pedazo de rauch con sabor menos intenso que su hermana, la Märzen.
-Smoked Porter: Negra de alta fermentación al estilo inglés, además de esos toques de cacao, nos dejan un sabroso toque ahumado en boca. Cat Porter, de Dinamarca y Viven Porter de Bélgica son dos ejemplos muy auténticos... para no ser inglesas.
Hay otras ahumadas, pero carezco de ellas, con lo que no me atrevo a marcarme un tanto hablando de ellas...


Creo que ya estamos por hoy... Se me hace la hora de cerrar, tengo hambre y me quiero ir a casa...

En fin, queridos todos. Me despido sin demasiadas florituras.

Portaros bien, como siempre, apoyad a las artesanas, y si encontráis una que no vale nada, dadle otra oportunidad otro día. Nunca se sabe...

Salud.

miércoles, 1 de octubre de 2014

Apaga y vámonos.

Buenas a todos, queridos míos. No os preocupéis que no tengo ninguna intención de apagar e irme a ninguna parte. Esta es la breve crónica de una pequeña feria en la que hemos participado con ilusión, pero que nos ha dado más problemas que alegrías.

Estos días atrás, se celebraba la Fira dels Trabucaires de Santa Coloma de Gramenet, allá, delante del ayuntamiento. La feria arrancó con alegría. Empezamos montando al lado de unos churreros y de una parada de olivas artesanas. Casi enfrente, un señor con mermeladas de higo (con buena pinta, lástima que no soy de mermeladas y se me echaría a perder de aburrimiento en la despensa, como la de melocotón que compre hace... ni idea), aceitede oliva y frutos secos, y al bies casi entre al lado y detrás un campechano vendedor de marroquinería (bolsos, cinturones y demás complementos de piel). En las ferias es fácil hacerse con la gente que las trabaja. Personas, por lo general distendidas y dicharacheras. Un rancio retraído no vende demasiado.


Preparado el toldo, preparamos botellas en una nevera portátil de manera que había opción de meterse en el cuerpo cosas tan ricas como Minera, Glops, Spigha, Cat Porter, L'Hort del Barret o Gruit Inferno. Me saco (de debajo de la camiseta) un par de barriles de Clot y Barceloneta (que le robé a Jordi de Birra 08 cuando no miraba. Hola Jordi) y (del bolsillo) un tirador (de unos 30kg de nada que conseguí por el mismo método mientras el tío, confiado, fumaba en su pipa. Jaume, el Otro Ente Físico Importante de Birra 08, estaba ocupado con temas más serios como el Indihop y no se percató). Enchufo los barriles. Sin problemas. Todo guay. Todo guay hasta que me da por comprobar las válvulas de estrangulamiento del caño... con el compresor en marcha. Para muchos puede que no signifique nada, pero hacer eso implica que si una válvula no esta apretada a tope... como la toques, que es lo que hice yo inocentemente, salta y comienza a rajar todo el líquido interno de la máquina. Muy inteligente por mi parte, lo reconozco, no fue.

En fin, salta la pieza y yo me quedo empapado en cerveza, previamente empapado del agua del aparato y con un dedo metido en el agujero de la válvula mientras mi acompañante de la feria (no diré nombres, tranquilo papá) apaga la máquina por mi indicación y se larga, porque se supone que ya está. pues no. No está. Los barriles ya están a tope de presión y con la máquina apagada sigue sacando cerveza. Pego un gr... le pido amablemente y susurrando con todas mis fuerzas y acordándome de cientos de nombres del santoral, que le saque el, ejem capuchón a los barriles para poder dejar de presionar con el dedo (y creo que por ósmosis directa se me metieron en el cuerpo un par de litros de cerveza).

Solventado el problema del tirador, comienza el viernes muy tranquilo. Demasiado tranquilo. Tan tranquilo que sigue tranquilo y acaba tranquilo. Por lo menos me he hecho coleguilla de los de los churros y del de los bolsos.

Mañana será otro día.


A la mañana siguiente, volvemos y la cosa no varía demasiado. Mucha gente, poca compra. Son las 9:35... Apaga y vámonos.

La feria en sí ha sido un fiasco. No por falta de organización, que he de decir que ha sido buena, y me sabe mal haberle dicho al pobre organizador que se desvivió por que no nos faltara combustible para los generadores, que esta feria era de PM (pista: -la primera letra significa: meretriz,-la segunda: materia orgánica en descomposición), pero cuando toda la alegría se queda en casa, no dices cosas bonitas... En fin. La culpa no fue de nadie. Bueno, sí...

Y las culpas son de:
(redoble de tambor)
-La economía recesiva del mes de Septiembre (Venga todos juntos, gritemos: ¡Bien!)
-Fin de mes (¡Bien!)
-Que había mercadillo semanal en el barrio de al lado (¡Bien!)
-Que no estaba bien publicitada por parte del promotor (¡Bien!)
-Que en la Plaça de l'Ajuntament de Santa Coloma hay 5 terrazas de bar (¡Bien!)
-No era zona de paso directo (¡Bien!)
-Rajoy, la culpa siempre es de Rajoy (¡Bien!)
(Aplausos y silbidos)

Yo creo firmemente que una feria se puede medir por el éxito del churrero. Y cuando el churrero no saca ni para pagar la harina, es que la feria no ha sido buena.


Domingo también es día de feria. El de los bolsos se fue el sábado noche. El de las castañas, lo mismo. Nosotros recogemos antes de que (como temían los temibles galos) se nos caiga encima el cielo. El resto, agua pasada.


En fin, señores. Solo me resta darle las gracias en primer lugar al organizador (si me lee, espero le guste este blog y por extensión se venga a tomar una a la tienda). Las gracias a mis padres por su ayuda (él no solo apago la máquina y descapuchó los barriles. Me ayudan lo suyo, y lo suyo les cuesta).Las gracias a mis amigos por pasarse a saludar y a tomarse una cervecita (que evidentemente les cobré, somos amigos, pero sóc molt català) y por darme su apoyo inestimable. Las gracias a mi amante, a mi mujer y a mi mejor amiga (que resulta, mira tu por donde, son la misma persona), por apoyarme y traerme de comer una ensalada de patata que sabe me encanta (no sin quejarse antes un poco, porque se queja, pero acaba haciendo lo que le pido "porfaplis"). Y ya está de dar gracias, que se me acaban.


Os dejo una foto para hacer boca, o dos si me apuráis.


En fin queridos todos. me marcho que he de trabajar un poco. Portaros bien y cuidad las ferias de vuestros barrios, que el último fin de semana de Noviembre (29-30) y el primero de Diciembre (7-8) de 2014 estaremos de nuevo dando guerra de la buena en las fiestas de Sant Andreu, en Passeig Fabra i Puig con Meridiana, muy cerca de las paradas de Metro Fabra i Puig y Renfe/Bus Sant Andreu Arenal, y quiero veros por allí consumiendo calidad. Cantidad, si me apuráis también, para que nos vamos a engañar, pero sobre todo, calidad.

Como me enrollo. No hagáis lo de la válvula del tirador en casa sin la supervisión de alguien más responsable que vosotros cerca, o en su defecto, sin un amigo que os haga un vídeo y os ridiculice en Youtube.

Salud.

viernes, 5 de septiembre de 2014

London Drinking

Buenas de nuevo a todos, queridos míos.


Esta entrada la escribo escuchando London Calling de uno de los grupos que tanto gustan a un amiguete (Sr. Puro Trapatoni, si me lees dímelo, que me hace gracia saberlo): The Clash. Por eso es por lo que le pongo este título. Por eso y porque este verano he estado en la Meca del Rock: Londres.

Mucha gente va a esta preciosa ciudad y vuelve muy contento de haber podido probar muchas cosas. Yo no puedo decir lo mismo porque mis viajes en pareja son muy turísticos y culturales, lo que significa que paramos poco y bebemos mucha agua.

Aunque los ingleses tienen muchas y muy grandes cervezas, he de decir que no he tenido peor viaje cervecero en mi vida. He de decir también que fuimos a la aventura extrema y sin mirar nada antes de salir de casa. Fue un error muy feo, porque en cada bar y restaurante en el que me asomaba solo podía vislumbrar las mismas marcas: Heineken, Guinnes y Fosters.

Aunque en las fotos de aquí arriba hay buenas marcas, no me dio tiempo de hacerme una pinta en ninguno de estos sitios que son bastante pijos, y el alcohol ya es bastante caro en Reino Unido como para meterse en estos locales a dejarse el presupuesto de un día.

Las inglesas (lo que ellos llaman Ales, no sus mozas) me gustan mucho. No he tenido suerte, pero, en este viaje. Si os digo la verdad, he intentado beberme una buena pinta todo el puñetero viaje. Al final de los miserables y literalmente cuatro días que estuvimos tuve la suerte de catar, por fin, una buena Ale inglesa.




















Suave, sedosa, ligeramente floral. Fresca y con notas de frutos secos y especias, Elephant's Head Premium Ale es una cerveza elaborada por Caledonian Brewery -Edinburgo-, expresamente para este pub inglés situado en Candem.

De la London Pride no llegué a pedirme una pinta porque ya la tengo en la tienda.

Me gustó tremendamente y tras la primera ingesta me propiné una segunda pinta. Y de paso me compré una camiseta con el logotipo de su cerveza.

Tuve la suerte de ver una pequeña tienda de productos artesanos, en la que no compre nada por falta de un envase donde beberme una buena cerveza y como estoy totalmente en contra de cascarme una artesanal a morro,pues prefiero no hacerlo. El dependiente, aunque seco (cosa habitual en los ingleses) me atendió amablemente y me permitió hacerle un par de fotos a los estantes. La tienda esta muy cerca del National Galery of London.






En Candem también me ha dado por ver una cosa muy curiosa: Hola Paella.

Por si no lo sabeis, en Candem Town hay una zona enorme donde la gente puede comprar la comida en paraditas. Cocina colombiana, mexicana, inglesa, española, iraní, griega, turca... Pues dentro de la categoría de españolas, nada como una buena paella de plástico (es broma, no sé si realmente era buena o no, pero no tenía una pinta muy auténtica que digamos) acompañada de una Alhambra. Evidentemente no me he tomado ninguna. Sería una somera estupidez tomarme en el extranjero algo que siempre puedo pedir en el chino de debajo de mi casa...

Las dos fotografías que vais a ver ahora, son de una auténtica cerveza, a la que tomé en principio por una falsa estilo Duff. La confusión se debe a que en mi anterior viaje a esta ciudad en el escaparate de esta tienda tenían una decoración preciosa pero poco creíble de la autenticidad de los juguetes navideños. Claro... pensé que era otra decoración temática simplemente. Tampoco pude comprar ninguna cerveza de esa casa porque evidentemente las maletas no las facturo y eso supone un problema.











En la estación de Paddington, cerca de dónde teníamos el hotel, pude ver esto. Mi mujer me pegó (hola cariño) porque me fui corriendo a hacerle la foto a esto en lugar de ir a mirar dónde había que coger el maldito metro... 




Y esta curiosidad es una cerveza que podéis encontrar en la Tower of London es una Ale conmemorativa de la monarquía inglesa.

 

Bueno, Damas y Lores. Es un resumen muy pobre de mi pasada por la ciudad que se va a dormir muy pronto, pero la verdad sea dicha, no hay para mucho más en tema de breweriana...

Espero hayáis vuelto más contentos que yo de las vacaciones, que me han sido cortas (dicen que lo bueno si corto, dos veces bueno... debió de decirlo una mosca que viven un día y se lo pasan tocándote las... narices).

Os deseo una buena vuelta al trabajo (si es que es filosofalmente posible). En caso contrario, os recomiendo que probéis algunas de las buenas cervezas que tenemos en Birra Birrae. Eso seguro que os pone de buen humor y olvidáis que ya estáis de vuelta a la rutina.

Sed felices, bebed bien, y viviréis mejor. Salud.

PD: Sé que me arrepentiré de contar esto, pero hay que ser sinceros: Una noche fuimos a cenar a un chino (cosa más asquerosa no he visto en mi vida... como me gustan los chinos de aquí) y me tomé esto... Que Ceres me perdone...

lunes, 28 de julio de 2014

Hoy he llorado, o La pérdida de mi inocencia.

Hola a todos, queridos míos.

Sí. Hoy he llorado. He llorado porque he visto algo que me ha emocionado.

Os presento el vídeo que la GECAM (Gremi d'Elaboradors de Cerveza Artesana i Natural) ha realizado.


Alguno puede decir "Pues no es para emocionarse". Se equivoca si piensa eso. En primer lugar porque no entiende la trascendencia real de este vídeo.

No son actores contratados para actuar. Son personas reales con reacciones reales que literalmente han encontrado un choque de sabores en sus paladares. Se han emocionado, se han sorprendido, y más de uno seguramente la ha amado con tanta pasión como solo se ama a un amante furtivo.

Sí. He llorado. No es porque me tenga que venir la regla y esté muy sensible, que también (estoy sensible... no lo de la regla... soy un hombre...). He llorado porque he comprendido tres cosas:

La primera es que nos queda mucho recorrido para alcanzar a todo el mundo con nuestra pasión por la buena cerveza, por la calidad y por el sabor de lo auténtico.

La segunda cosa que he comprendido, es que si la gente se sorprende de esta manera al probar algo así, es que durante mucho tiempo se ha estado engañando a la gente con productos realmente deplorables hasta el punto de realmente creer que lo que bebían tenía algún tipo de calidad.

La tercera cosa que he comprendido, es que lamentablemente yo ya no dispongo de esa capacidad de sorprenderme con tal facilidad. Me he hecho un paladar muy "fisno" y me cuesta bastante volver a encontrarme con esa sensación de novedad o de diferenciación.

Si bien es verdad que disfruto mucho más las cervezas y otras cosas que antes, también me duele el haber perdido esa inocencia. Ese estado casi de niño pequeño en el que algo nuevo te sorprende como un castillo de fuegos artificiales en el firmamento estrellado.

Gracias al cielo, todavía quedan algunas maravillas capaces de hacerme poner la misma cara que la chica que prueba la Saison por primera vez. Todavía me quedan sabores por descubrir. Todavía tengo cuerda para rato, pero solo si siguen haciendo las cosas tan bien y van a mejor. Porque como se estanquen, no les auguro futuro en mis crónicas.

Gracias GECAM. Gracias por exponer mi vulnerabilidad ante mí mismo. No me había dado cuenta hasta que me he estremecido literalmente delante de su vídeo de mi propia e involuntaria exigencia en la búsqueda de la excelencia, que me hace perderme esos momentos de "primera vez".

Gracias por exponer ante el mundo la verdad sobre la auténtica artesanía y darle una lección en positivo.

Nada más por hoy, queridos míos. Sed buenos, y dejaros sorprender por alguna artesanal. Os deseo muchas y felices primera vez".

Salud.

jueves, 24 de julio de 2014

Me sabe a humo, me sabe a humo...

Hola a tod@s (no me gusta nada este lenguaje inclusivista, pero tenía que probarlo...) queridos mí@s (vale, ya no más).

No os asustéis, que no voy a hablar de Los Chunguitos.

Esta entrada al blog de Birra Birrae de esta semana es para reivindicar un tipo de cerveza que esta poco estrujada. Creo que es porque a la gente en general al escuchar cómo es se asustan y no se atreven. A mi me da igual, la verdad, porque como se ponga de moda como ha pasado con las IPAs me dará un pasmo.

Hablo de las cervezas ahumadas. Caldos que en el proceso de elaboración se han usado maltas ahumadas y que en consecuencia contienen aromas y sabores tan atrevidos como sabrosos.

Antaño se usaban técnicas de conservación del grano que tenían como finalidad lo mismo que ahumar un arenque o un salmón: evitar que se estropee.

Colocando el grano en mallas de metal y dejando debajo humeando ascuas de madera del tipo adecuado (según el tipo de madera, los sabores cambian, como en el vino), evitaban que el grano germinara, retiran la humedad y en su lugar quedan las partículas del humo. No tiene muchos secretos, pero son técnicas muy antiguas y tienen sus trucos.

En Bamberg, ciudad Alemana de la región de Baviera, es un estilo muy común, y según creo (si no me han engañado) es donde originariamente surgió. Y una visita a esa ciudad conlleva obligatoriamente para cualquier amante de la buena cerveza un vaso de ese delicioso brebaje.

Brauerei Heller es una de sus más famosas cerveceras, donde elaboran tres cervezas al estilo Rauch (humo en alemán) Schlenkerla Märzen, Schlenkerla Urbock y Schlenkerla Weizen. La Urbock nunca he llegado a catarla, pero las otras dos las he gozado más de una vez en la tienda, y fuera de ella...

La Märzen es la más ahumada de las dos, puesto que contiene más porcentaje de este cereal tratado. Sin embargo, la Weizen tiene una suavidad en boca que no tiene la otra. No es un golpe, entra suave, sube en boca y baja fresca por la garganta.
Fumada de Glops es una Rauch Lager catalana que algún que otro alemán a calificado de ser lo más cercano a Bamberg que ha probado en años, y eso es un alago tan grande como que te metan mano por debajo de la mesa con tu señora al lado (cosa que no he experimentado nunca... es lo que tiene no ser demasiado guapo ni tener demasiado dinero... en fin). Personalmente creo que merece una mención porque me encanta y como el blog es mio, pues eso.

Alguna rauch he catado que no sabía a rauch ni se podría decir que saben a cerveza, ni saben a nada bebible... pero paso de darles ni menciones a semejante bazofia... Por culpa de porquerías como esa las artesanales españolas cogen mala fama...

Dejando de lado a los campeones del mundial 2014, si nos vamos a visitar a los reinounidenses, más concretamente, los inglaterrenses (se que está mal, pero disfruto tanto retorciendo los topónimos...) podemos encontrar un estilo muy concreto: Las Smoked Porter.

Como ya podréis imaginar a estas alturas, las Smoked Porter no son rubias de baja fermentación con sabor a piruleta, pero por si hay algún novicio (¿es correcto o solo sirve para las monjas?) leyendo esto, le informo de que las Porter son negras de alta fermentación características por su cuerpo, sus aromas y sabores a regaliz, café y hasta cacao puro, y por su alto contenido en hierro. Imaginad pues qué es una Smoked.

Exacto. Además de los sabores tan exuberantes y sedosos, hay que añadir a la lista los toques de humo en el paladar. Las hay más fuertes y ahumadas, las hay más suaves y disimuladas. Hay para todos los gustos.

Por preferir, me quedo con Cat Porter. Danesa artesana, tiene un sabor realmente especial, y entra tanto como cerveza de plato de carnes de caza, guisos fuertes o embutidos ibéricos, como un queso de esos tan especiales como el azul o el roquefort. Aunque yo la prefiero con chocolate amargo intenso. Una experiencia "macanuda ché".

Otras que tengo catadas y que merecen una mención, aunque no son tan fuertes, son Porter de Viven (Bélgica) y Smoked Porter de Black Isle (Escocia). Los sabores son más leves, pero son realmente buenas y agradables de beber.

He catado alguna Smoked Ale, pero me ha dejado un poco igual. Sin demasiada gracia, sin demasiado sabor ni aroma, se dejaba beber, pero como no me gusta dejar comentarios negativos, no pondré la marca ni la procedencia. No sería justo para ellos. Seguro que tienen sus seguidores, pero no cuentan conmigo entre las filas.

En fin, queridos míos. Espero que os animéis a catar alguna de mis preferidas, y de verdad espero que os sean tan agradables como lo son para mí. 

Recordad que los gustos y las opiniones son como los culos: cada uno tiene el suyo, pero no todos son bonitos ni merecen aplausos, como el mío. Que guapo no soy, pero caray, tengo un buen trasero, jejeje.

Os dejo. Buen verano, buenas vacaciones, y por favor... si bebéis, que sea bueno. O, y no conduzcáis, claro... Os quiero vivos y coleando para la vuelta, llena de buenos sabores y nuevas experiencias.

Salud.

jueves, 10 de julio de 2014

Birras Ibéricas Cap 4: Felicidades, Valencia, de nuevo ;)

Hola a todos, queridos míos.

Esta entrada es para darle bombo a una casa en particular: Spigha, de Alcoi. Y me diréis "¿Porqué?". Pues porque se lo merecen



Algunos de vosotros sabréis que Spigha tiene tres variedades: Na Valora, Gurugú y Voramar. Yo soy un ferviente amante de las tres.

Na Valora, una APA estupenda de ambarino color y crema consistente, notas aromáticas florales y muy frescas, nos deja en boca vibrantes y marcados destellos de lúpulo con muy baja carbonización natural, debida a una segunda fermentación en botella. No llega a ser una American IPA porque los niveles alcohólicos (5,1º) no son los adecuados para alcanzar esta categoría, pues se necesitan un mínimo de 6º aproximadamente.

Gurugú, un pedazo de Brown Ale de color caoba y marcados aromas a tuestes de cereal, chocolate y café, tiene un cuerpo excelente y consistente que nos llena la boca con sabores completos y diferenciados como el pan tostado, cacao puro y café torrefacto. Y aunque las levaduras son inglesas y su carbonización es leve, creo, sinceramente, que no tiene nada que envidiarle a algunas belgas tostadas.

Voramar, una Blond Ale suave y con un toque de lúpulo lo suficientemente marcado como para que se note, pero no tanto como para que sea el protagonista, ya que los principales atractivos de esta cerveza rubia de alta fermentación son su brillante color dorado bastante nítido, su cuerpo consistente y de fácil paso y sus sabores suaves aunque consistentes de fondo maltoso.


Lo que poca gente sabe es que Voramar ha sido premiada con la Medalla de Oro 2014 del International Quality Institute de Bruselas al producto de calidad dentro de su categoría cervecera. Vamos, que es una joya de la gastronomía cervecera ibérica. Aquí os dejo las fotos que lo certifican. El señor de abajo, calvete él, el Toni. Buen cervecero y gran persona. Seguro que no me lee el blog, pero es igual, lo perdono.


Del mismo productor, Spigha, hay una cerveza que crea controversia. A unos les gusta mucho, a otros les gusta más bien poco. Esa cerveza es Nispra. Elaborada con nísperos en maduración que le confieren amargor, toques afrutados, dulzor leve, astringencia y aromas suaves, me encanta Nispra. Siempre que tengo ocasión hablo de ella, porque a diferencia de las cervezas afrutadas tradicionales belgas, esta cerveza no es una lámbica empalagosa hecha con zumo de frutas, es una Pale Ale con fruta limpia en trozos. Por eso es tan especial. Se queda corta para los IPAhólicos (normal, el una Pale Ale muy inglesa), pero muy ideal para los que buscan algo fresco y diferente y que no asuste al paladar.



Y para que no quede muy sosa la cosa, dejo constancia de que para más adelante, meteremos en estantería al lado de las Spigha cervezas de la misma talla de la casa La Cerveza Artesana de Alicante (Santa Faz, Santa Cruz y Santa Bárbara).

Más adelante no es una fecha, y quiero que sea una sorpresa. Así que ya avisaré. Pero de mientras os las dejo ahí, para que las maduréis en la mente:

Santa Faz es una Blond Ale sabrosa y ligera muy adecuada para hacer los aperitivos o para meterse una tabla de quesos semi curados y tiernos.

Santa Bárbara, una Dunkel Lager no llega a ser una Schwarzbier porque el color es demasiado claro, pero está claro que los sabores son excelentes, o así los recuerdo yo. Una cerveza con sabor ideal para platos consistentes.

Santa Cruz es una Amber Ale afrutada y cremosa con un color rojizo precioso que acompaña igual de bien sus sabores sedosos. Yo con esta me comería unas carnes rojas, un pato confitado o simplemente unos frutos secos tostados o naturales.

Señoras, Señores, queridos todos, C. Valenciana tiene muchas cosas buenas y esta segunda entrada elogiando lo deja claro. Espero que sigan así y no decaigan, porque he catado cada bodrio también de allí... que no voy a comentar. Cada cual que se haga una idea propia.

En fin. hoy no me enrollo que ya estoy cansado de buena mañana. Hacedme caso: Coged lo bueno, y dejad la Cruzcampo.

Sed felices y beberéis mejor. ¿O era al revés? No recuerdo. En fin.

Salud.





sábado, 28 de junio de 2014

Un año ya...

Buenas a todos y a todas, queridos míos.

No puedo creer que llevemos un año dando la brasa con nuestra tienda en marcha... Se me hace raro, pero en el buen sentido.

Para conmemorar el primer aniversario de Birra Birrae, además de los regalos que se repartirán en el sorteo del 28 (hoy por la noche), os voy a dar cuatro detalles de cómo pasé de estar desesperado y sin trabajo, a trabajar con esperanzas.

Hace ya más de un año que alguien me propuso montar un negocio para la venta de cervezas on line. La idea no hubiera estado mal, si no tuviera el ligero inconveniente del total desconocimiento por mi parte de ese tipo de negocios y de cómo gestionar una página de ese tipo, así de cómo se planteaba desde un principio el modelo: Venta sin almacén propio.

Eso para mí no tenía mucho futuro, así que le propuse otra cosa: Una tienda física, con nuestro almacén y venta directa al público con página de venta por Internet. Eso parece que tenía más gracia y empezaba a cobrar sentido. La primera piedra que rebota en la superficie antes de llegar al fondo del lago. Y tenemos una idea válida concebida. Adelante pues.

Pasando los días, mirando locales, buscando nombres y haciendo números, acabé por meterme en cursillos para emprendedores de Barcelona Activa, esperando que me dieran soluciones fáciles (para estas cosas siempre he sido un poco barra de pan francesa... "bagete", vamos). En lugar de eso, me encontré con un montón de gente maravillosa y profesores muy buenos desarrollando las mentes de los demás para que éstos creen. Segunda piedra. Esto va cogiendo carrerilla.

Mientras acababa de perfilar mis bocetos con las herramientas mentales más complejas que he usado nunca, me di cuenta de una cosa: Tenía un proyecto, tenía un amigo y tenía un futuro. Me puse a contabilizar y a meditar y me di cuenta de que por razones de índole diversa era mejor no hacer las cosas juntos porque acabaríamos sin ser amigos, con el proyecto desmantelado y sin ningún futuro al que ponerle meta.

Decidí volver al ruedo yo solo y acabar de perfilar los detalles, que aunque parezca que no, se me hacían más llevaderos sin la obligación de tener que dar explicaciones de porqué, dónde o cómo. Gracias a Dios, siempre he contado con el apoyo de mi familia y mi pareja, cuyo criterio me ha dado puntos de vista muy provechosos.

Locales y más locales se me presentaban, pero solo dos de ellos me eran adecuados. O por lo menos eso creía yo. Pocas respuestas, o respuestas tardías. Cabreos generalizados que no daban fruto, hasta que un día, mi padre se informó sobre un local. El mismo por el que me colgaron el teléfono, como unos cretinos cuando preguntaba yo, dos meses antes. Se les debió de poner el culillo fino con él, porque una semana y una visita después, ya tenía los papeles firmados.

Comienza la aventura, y sin marcha atrás. La cosa avanza de golpe. Limpieza a fondo, horas llenas de polvo, limpiadores, rasquetas, agua, mochos, pintura y otros productos que no sé cómo se llaman del mundo de la construcción. Cuatro días. Cuatro días tardé en quitar el maldito vinilo de NyN "gigamáistico" y "enormérrimo" de los vidrios. No es cachondeo, no. Y otros tres en quitarle todos los restos de cola del vinilo que no pude quitarle en su momento inicial... En fin.

Que ya estamos casi preparados para la apertura, y como ya he dicho antes, y os debéis de haber dado cuenta ya hace rato, soy un poco baguete, así que hasta unos pocos días antes no se me pasa por la cabeza ir a pedir el cartel. Imbécil de mí, me había dejado para el final algo que lleva una semana o más en realizarse. Gracias otra vez al cielo, la empresa que me lo hizo (salvo un detalle sin importancia por parte del comercial, como el hecho de dejar dicho que me pusieran las leyendas cambiadas de sitio, por lo cual los pobres instaladores se llevaron la bronca sin culpa alguna) aceptó el reto y me lo tubo preparado justo la tarde antes de la inauguración.

La inauguración, como ya habréis visto, fue un exitazo. Esto estaba más lleno que la sala del estreno de Los vengadores en 3D. Los nervios me fallaron, me traicionaron y en fin, me dejaron mal un par de veces.

Y hasta día de hoy aquí estamos.

Quiero aprovechar este post y el hecho de que estoy emocionadísimo por el hecho evidente de llegar tan lejos en tan poco tiempo (paradoja que destruirá el universo si no la desmiento: ¡Estoy en el mismo lugar desde hace un año!... Uf... Salvados), para dar las gracias a tanta gente que directa o indirectamente me ha ayudado.

Comencemos:

Alex Padró y su mujer, Carme. Gracias por comenzar a crear y vender cerveza artesana en este nuestro país desde hace hace unos 10 años. Gracias por enseñarme cosas valiosas, invitarme a birras en las ferias, y gracias por prestarme la máquina enfriadora el día de la inauguración, entre otras muchas, muchas cosas.

Ricard Orts, gracias a él empecé profesionalmente en este mundo, en su tienda, la cual a día de hoy, por desgracia, no existe.

Susana Giner, gracias por los consejos dados cuando te los pedí (y de paso le pido disculpas, porque alguna vez no me he mostrado precisamente un ferviente amante/admirador de esta mujer... Hay veces en las que creo que hay que rectificar y ser una persona decente... Espero no me guarde rencores si la he llegado a ofenderle con algún comentario. No suelo ser así, pero mira... no sé que decir).

Ramón y Amparo, las dos personas que me metieron la cosilla dentro y que después la he madurado solo, gracias.

Jordi Expósito, muchas gracias por tantos datos y tan valioso tiempo que me dedicaste el día que fui a "chafardear", jejeje.

Señor Fernando, de Cerveseria Ferran, que no escatimó tiempo en darme toda la información que le pedí y lo hizo por amor al arte, sin esperar nada. Muchas gracias, de verdad.

Ikea, gracias por estos muebles tan versátiles que me han facilitado tanto las cosas y le la han dado vida y cara a mi tienda. Serán lo cutres que sean, pero bonitos y baratos, un rato largo. Y no veas como aguantan... Bueno, dejemos los spots publicitarios para la tele.

Creo que no me dejo a nadie importante... Es broma, tranquilos.

Gracias a mis amigos, por su inestimable ayuda. Richi, Marta, Lara, Jona, Boris, Naza, Jose... sois de lo mejor. Gracias a ellos, tengo las paredes pintadas, los muebles montados, tengo un logotipo y sobre todo, tengo un nombre. Muchísimas gracias por vuestra ayuda y vuestro apoyo.

Gracias a los profesores de Barcelona Activa por sus conocimientos, sus ganas de trabajar en proyectos sociales y por su interés personal en el proyecto.

Gracias a mis colegas, amigos, conocidos, compañeros de Barcelona Activa, familiares y demás gente por venir a la inauguración (siento si me dejo algún nombre, pero sois tantos que me hago un lío...): De nuevo  Richi, Marta, Lara, Jona, Naza y Jose. Adrià, Violeta, Carol, Catrina, Katherine, Julio, Bel, Clara, Turmo, Alicia, Havi, Puro, Maite, Christian, David, Pilar, Pablo, Isaac, Mireia, Esteve, Majo, Alberto, Miquel, Jordi, Raquel, Emiliano, Alicia, Enrique, Judith, Fernando, Jose, Pili, Merche, Jose, Natalia, Sandra, y a los 50.000 amigos de mis padres, que sintiéndolo en el alma, no recuerdo sus nombres.

Si me he dejado a alguien, no se me enfade, que tengo una memoria para los nombres muy mala y el esfuerzo que acabo de realizar tiene mérito...

Os doy las gracias a vosotros, queridos míos, por venir. Al fin y al cabo, sin mis clientes, ¿qué sería de mi tienda? Gracias a todos por vuestras dudas, inquietudes y ganas de conocer el mundo de la cerveza.

Quiero darles las gracias a mis padres y a mi mujer por tanto apoyo a tantos niveles como me han dado  y me siguen dando, siempre desinteresadamente.

Por último, y el más importante, gracias a Dios por darme a tanta gente que me apoye, darme fuerzas, valor e inteligencia suficiente para hacer que esto funcione.

En fin, queridos míos. Muchas gracias por todo. Gracias a todos. Gracias por este año tan estupendo lleno de altibajos ilusiones, despechos, alegrías, dolores de espalda, grandes cervezas, decepciones y sobre todo, gente estupenda.

Me despido como siempre: Sed buenos, ser felices y no hagáis algo que yo no haría (beber Cruzcampo es una de esas cosas).

Salud y gracias.

martes, 17 de junio de 2014

Paradistas

Hola de nuevo a todas y a todos, queridos míos. Ya no escribo tanto como me gustaría, pero el trabajo me tiene ocupado y los ratos libres lo uso para respirar un poco. Son exactamente las 0:59 de la madrugada del Miércoles y escribo porque tengo el mono de teclado.

Esta semana hemos estado en dos días, en dos sitios distintos ofreciendo nuestros productos. Como de costumbre, el segundo sábado de mes hemos estado en el "Mercat d'artesanies" de Sant Andreu Condal. En la "Plaça del rellotje", junto con otros paradistas, y el domingo, en la primera "Mostra de Comerç al carrer" organizada por Eix Clot.

Paradista no es un insulto. Es un... "oficio". Digo "oficio", porque es un sector ligeramente menospreciado por los comercios estáticos, pero es un trabajo tan digno como los otros, y mucho más cansado, os lo aseguro.

Esta quiero que sea una entrada doble: Primero explicaré un poco la experiencia de haber estado en la "Mostra", y luego reivindicaré los beneficios de tener paradas en el barrio.

1- He de agradecer el haber podido participar en la "Mostra de Comerç al carrer" porque me ha abierto a muchos nuevos clientes, fans de Facebook y contactos profesionales. Al fin y al cabo es para esto para lo que se hace una muestra de este tipo.

Sin embargo, he de decir que estoy descontento con muchos de los socios de Eix Clot. Esta era una oportunidad estupenda de darse a conocer a mucha gente, y sobre todo, de darle un empujón a los comercios. Muchos de los comerciantes que llevan más tiempo en el Eix, son los menos interesados en hacer este evento. Demasiado acomodados para darle vida al barrio, a ellos no les importan el resto de los socios, y decidieron alegremente sin tener en cuenta la opinión de los que sí querían participar en el elenco, que solo se haría durante 4 horas de la mañana. Es una pena que tanto esfuerzo solo sirva para hacer cosquillas. Vamos a patrocinarnos, pero a mitad de anuncio cortamos, no sea que sea demasiado largo... Pero vamos a ver, ¿tu vas a estar? No ¿verdad? Pues deja que decidamos el resto, los que sí. Los que queremos impulsar el comercio, porque somos emprendedores, porque somos el futuro, y sobre todo, porque se supone que esto es una democracia (o eso me ponía e los libros de texto del colegio cuando iba).

Esto es un toque de atención a estos que creen que las fiestas son para darse bombo a ellos. Esto es para recordarles que el barrio somos todos, incluidos los que no estamos en el centro, en medio del eje comercial, y que sobretodo, nosotros somos los que más tenemos que ganar con estos festejos, si se hacen bien, claro... De corazón lo digo: espero que me lean y despierten, porque no soy el único que lo piensa, pero soy el único que va a decirlo aquí, al alcance de mis fans. Que sepan lo que hay detrás de todo esto. me canso de ser el niño bonito y simpático. Me canso de las malas gestiones y me agota la paciencia ver que hasta aquí llegan las cosas.

2- Paradistas. Gracias a ellos la "Mostra" no fue un desastre, porque sin ellos no hubieran habido ni la mitad de las paradas que hubieron. Esta gente que paga sus impuestos como todos, hace tiempo tuvieron esplendor en el barrio del Clot. Las quejas de algunos de los comercios han hecho que echen a muchos de ellos porque un día al mes la gente les compraba algunas cosas a ellos en lugar de entrar en la tienda. Comprendo lo que puede suponer, yo tengo una tienda en un local, pero es que al fin y al cabo, están dándole vida al barrio. Están haciendo que la gente salga a la calle y se mueva en lugar de irse a los centros comerciales desprovistos de alma (a los cuales he de reconocer que lamentablemente voy). Los paradistas van a los bares y consumen, la gente pasea por las calles y chafardea, se paran en los escaparates porque están ahí, y muy probablemente acaben comprando en las tiendas productos semejantes a los que han cogido en las paradas, porque no están cada día, están un día al mes, y si en sus tiendas de barrio disponen de productos alternativos, lo más seguro es que se los acaben comprando a ellos durante el resto del mes.

Señores, no tengan miedo de tener paradas en el barrio. Eso da vida, que al fin y al cabo es de lo que se trata. De apoyarnos entre los comerciantes. De hacer que la gente se quede en el barrio un día más.

Me voy a la cama que me estoy cayendo de sueño...

Espero haber abierto los ojos, haber hecho daño, y todo esto desde el más profundo cariño. No quiero entorpecer a nadie, todo lo contrario.

Buenas noches queridos todos, claro que cuando lo leáis seguramente será de día... Ya veréis lo que me cuesta mañana abrir la tienda...

Nas noches, queridos todos. Y recordad, Podemos, pero no lo haremos: No beberemos Cruzcampo.

Bebed bien, vivid mejor, y portaros regular. Salud.

(Ya veréis vosotros como habrán un güevo de faltas... el sueño me puede, pero el teclado me atrapa...)

(-_-)Zzzzz

jueves, 22 de mayo de 2014

Corrección: Conozco a tu birra.

Muy buenas de nuevo queridos míos. Estoy reventado de trabajar como un poseso, pero he creído conveniente ponerme ni que sea unos minutos a daros el post vuestro de no todos los días.

La anterior entrada "Cata secreta a "petit comitè".", parece que ha generado un efecto contrario al que quería dar. Gracias al cielo, rectificar es una opción que siempre tenemos a mano.

Que conste que no me retracto de nada de lo dicho, pero lo voy a decir de otra manera para ver si así me entendéis. Sé que soy complejo y puede que algunas veces mis intenciones, aunque buenas, se malinterpretan. Pues con mis comentarios puede pasar lo mismo.

Quiero dejar constancia, de que mis gustos personales no son ni perfectos, ni inmutables ni 100% fiables. Por el amor de Dios, si los fines de semana que voy a casa de mis suegros, bebo... bebo... bebo Steinburg.

Dicho esto, creo que me he dejado lo suficientemente por los suelos como para que entendáis que el mero hecho de que yo diga algo "personalmente", no tiene que ir a misa. Si lo afirmo como profesional, sí.

A nivel profesional, creo que tanto la Tam cuvée como la Calotte cuvèe tienen unas notas en el paladar muy complejas que unen lo mejor de una cerveza fresca a la vez que adquiere notas de cerveza vieja. Siendo cervezas de este tipo, como cervecero les doy mi enhorabuena por el logro, ya que no hay. por el momento, demasiadas empresas artesanales interesadas en tener este tipo de productos y L'Hort del Barret se ha lanzado de cabeza con buen éxito.

Insto a cualquiera que tenga gusto por las cosas de calidad y por los nuevos sabores, a que se lance sin miedo a estas dos variedades que se diferencian notablemente de sus originales, porque lo peor que les puede pasar es que les guste demasiado y se gasten el sueldo en ellas.

Frente a su hermana "mayor", que entra de frente jugueteando y acompañando carnes fuertes y complejos platos de (como diría mi buen amigo Alex) "chup chup" a fuego lento, yo, personalmente disfruto mejor la Tam original, más sencilla y que acompaña estupendamente el chocolate.

Acompañando aves y mariscos de manera perfecta y dándoles toques sabrosos y sedosos, la cuvèe de Calotte es increíble, todo y que sigo prefiriendo el buen queso acompañado de la original belgian ale que tanto me agrada, y porqué no decirlo por aquí si lo digo en las catas, tan "burro" me pone.

Espero que con esto, las personas que han entendido mal mis palabras se repongan, cojan fuerzas y prueben estas excelentes realizaciones, que el echo de que no sean mi estilo ideal, no ha de condicionaros de forma negativa. Vosotros sabéis quienes sois, pillines ;)

Os dejo, que he de seguir trabajando... Hay días en los que me quiero morir, otros en los que suplico no morir y otros en los que temo morir de éxito...

Si la he de palmar, prefiero que sea bebiéndome una buena cerveza junto a mi mujer para irme feliz y tranquilo, rodeado de alegría.

Salut.

Post data: El título hay que leerlo como el mandril de "El Rey León" cuando habla con Simba... por si no quedaba claro.

viernes, 16 de mayo de 2014

Cata secreta a "petit comitè



Buenas a todo el mundo, queridos míos. Parece que cada vez me cuesta más colgar una entrada, pero esta es de las que me gustan.
Ayer, invitados por servidor y un productor pudimos degustar ciertas cosas que no se suelen ver por ahí.
Invitamos a varias narices (por desgracia algunas de ellas no pudieron asistir por temas personales de última hora), entre ellas a Gonzalo, de Guardianes de la cerveza que asistió con mucha alegría. Un cervecero excelente y mejor persona, me fascina con algunas de sus contestaciones que ahora no vienen a cuento, pero que aunque me hayan parecido equivocadas, ahora que lo pienso mejor, creo que esta en lo cierto. Maldita sea... Mira que tener razón al final...

Volviendo a la cata, Fermí de L'Hort del Barret nos dio a probar 5 cervezas:
-Tam Cuvèe, la receta original.
-Tam Cuvèe, la nueva receta.
-Calotte Cuvèe, la receta original.
-Calotte Cuvèe, la nueva receta.
-K****o.

Las recetas originales de Tam y Calotte, son básicamente las que podemos encontrar en botella siempre, pero maduradas durante 3 meses en barrica de castaño curada con whisky joven canadiense.

La Tam, a mí, personalmente me recuerda en fondo de sabor a un brandy. Por lo que me comentaba Gonzalo, le recordaba más al whisky, porque no le gusta este destilado y lo tiene muy presente. Dos bocas dos opiniones. Al final, a él le vinieron recuerdos de uvas pasas, que es lo que yo interpretaba como brandy.

La segunda Tam, con un sabor más profundo y con más presencia en lengua, se notaba ligeramente el "copage" realizado para facilitar la segunda fermentación en botella y propiciar la aparición de crema en servicio. A mi me gusta más así. Creo que le da más calidez, además de un color más semejante a la ciruela madura.

Segunda comparativa. Calotte, color melocotón turbio. Aromas afrutados con fondo ligero de piel de mandarina en nasal. No me acaba de convencer. Soy un enamorado acérrimo de la original, y creo que el envejecimiento no le sienta como a la otra. Es una buena y delicada cerveza, pero no es la mía. Altamente recomendable, sí, pero no para mí.

La Calotte con "copage" tienen un color muy semejante, pero ligeramente más vivo. Los aromas se parecen, pero hay algo que no tiene la otra: Más frescor. Entra mejor, pero sigue sin ser mi Calotte de siempre... Los toques de madera se hacen un eco muy leve en la boca.

No me quedo con ninguna, pero eso lo digo para mí. Creo que son unas buenas variedades, pero no son mi estilo. Creo que pasaré a recomendarlas a quienes queráis una buena copa en mano, sentados una tarde de esas de sábado en las que solo te quieres quedar repantigado en el sofá, o puede que con una buena pierna de cordero o cabrito un buen domingo. A lo mejor, si te paras a pensarlo bien, hasta con unos polvorones en una sobremesa de Navidad...

K****o... Ay, ay, K****o. Mejor te dejo tranquila un mes. Aún has de dar lo mejor de ti. Tienes presencia, tienes aroma y una persistencia en boca muy agradable, pero se nota que Fermí te ha sacado antes de tiempo. Estoy deseando beberte en tus mejores condiciones y darme el gustazo de recomendarte como alternativa a algunas de alta graduación.

No pienso desvelar más secretos, que no tenéis porqué saber nada de ella hasta que no esté acabada y vestida con sus mejores galas.

En fin, queridos míos. Si podéis, pasaros un día por aquí y llevaros una. Hacedme caso y estoy muy seguro de que os llevaréis algo estupendo para vuestras bocas.

Sin más, me despido y os dejo tranquilos, que seguro que tenéis cosas mejores que hacer.

Sed buenos, y no hagáis tonterías, que las Cruzcampo las carga el Diablo.









lunes, 28 de abril de 2014

¿La... qué? Lager, he dicho Lager.

Buenas a todos y a todas, queridos míos. Ando muy liado con muchos temas que no quiero comentar en el blog y por ello tengo tan poco tiempo para sacar a relucirlo.

La entrada de hoy va sobre un tipo que a pesar se ser uno de los más consumidos a nivel mundial, poca gente sabe lo que es. Hablo de las cervezas Lager. ¿La... qué? Lager, he dicho Lager. Proviene del germánico Lagern, que significa "guardar".

A finales del S. XVI unos monásticos bávaros que se dedicaban a sus quehaceres diarios entre los que se encontraba hacer cerveza y dejarla madurar en cuevas naturales, descubrieron por casualidad un nuevo tipo de fermentación. Claro que ellos no comprendían qué era el proceso de la fermentación en sí mismo tal y como lo conocemos ahora. Pero ese no es el tema. El tema es que se dieron cuenta de que habían conseguido una cerveza más ligera y amarga a la vez que más refrescante que las cervezas fabricadas hasta la fecha. Habían descubierto, sin saberlo, la levadura de baja fermentación. Hasta la fecha, todas las cervezas habían sido elaboradas como lo que hoy conocemos como Ales, o alta fermentación. Cervezas más corpulentas y con menor capacidad de refrescar que estas nuevas.

No voy ha explicar toda la historia sobre las Lager, porque lo que quiero es explicarla y exponer unos cuantos estilos de Lager (no todos) que mucha gente no sabe que existen, y es de lo más normal, porque son bastantes y tienen nombres complejos.

Las levaduras utilizadas en este tipo de cervezas son (y lo sabemos ahora gracias a unas investigaciones sobre el genoma) oriundas de la zona de la Patagonia. Esto viene a decir, y es totalmente una hipótesis que se baraja como la más lógica de las posibilidades, que algunas esporas viajaron desde esa zona hasta el viejo continente en algún insecto que a su vez viajó en un barco de vuelta de explorar en nuevo mundo.

Saccharomyces Carlsbergensis. No es un lavavajillas alemán. Es el nombre que Pasteur le dio a este tipo de hongo mientras lo investigaba en los laboratorios de Carlsberg, en Dinamarca. Es el encargado de hacer que el caldo de cocción se convierta en lo que es. A diferencia de su primo el Saccharomyces Cerevisiae que fermenta a temperaturas elevadas (18º-25º), este hongo fermenta en temperaturas que por lo general oscilan entre los 7º y los 13º.

Tengamos en cuenta que Lager es una cerveza que necesita un tiempo de maduración (proceso que sigue a la fermentación) más largo. Un mes sería lo mínimo aceptable en algunos de los estilos. En otros, los tiempos de maduración son mucho más longevos. Conocidas marcas industriales las fabrican a diestro y siniestro recreando condiciones de "maduración rápida" haciendo que sea uno de los estilos con más fabricantes de marca blanca. Por lo general, la Lager con menos tiempo necesitaría unos 25-30 días, pero las grandes industrias del alcohol a gogó aceleran los procesos mediante elementos químicos, sales y otras zarandajas hasta que la cerveza sale al mercado en menos de 2 semanas.

Ahí las dejo:

-Pale Lager. Ligeras y frescas de cuerpo pálido. Son el estilo más consumido en más de medio mundo. También se conocen simplemente como Lager, rúbia, o incluso como Premium... sin comentarios sobre esta última definición. Suele estar sobre los 5º de alcohol.
Schiehallion de Harviestoun es una buena opción de Lager artesanal que podreis encontrar aquí.
-Schwarzbier. Lager negra que poco se diferencia de sus homologas rubias en cuanto a producción se refiere. En su utilización se usan maltas quemadas lo que le confieren ese tono oscuro que nunca es negro del todo.
Glops Negra es mi recomendación de una buena negra lager.
-Pilsner. El segundo tipo de cerveza más "pirateado" del mercado. Lager original de República Checa, elaborada de manera que salga una cerveza más ligera y limpia todavía, data del S. XIX. y se diferencia de las Lagers "normales" en que su graduación alcohólica es más baja todavía rondando casi siempre los 4º-4,5º.
No tengo de esas cosas. Es broma, Furtenberg Premium Pilsner. Muy correcta.
-Dortmunder. Conocida como Export, es una cerveza con Denominación Geográfica Protegida. Solo se elabora en Dortmund y se trata de una Lager de sabor intenso y color pálido casi pajizo. Cualquier cerveza que se haga fuera de la zona, no se la puede llamar Dortmunder.
Fendt Ernte Golden de Aktien-brauerei.
-Amber Lager. Tambien conocidas como Viena. Poco conocido estilo que se basa en la utilización de maltas caramelizadas de alto contenido en azucares añadidos externos al cereal en sí mismo que le confieren color rojizo y sabor dulce pero de cuerpo ligero y, por lo general, poco grado alcohólico (~5º).
-Strong Lager. Hace referencia a las cervezas fuertes en graduación alcohólica y suele abarcar a muchos estilos, pero es un término utilizado englobarlas sin entrar en detalles. Suelen ser más maltosas debido a su alto contenido en cereal, lo que a la vez, oscurece más el caldo. Ha de rondar los 6º de alcohol para arriba para considerarse Strong.
-Märzenbier. Una strong Lager que se produce en Marzo para beberla en los meses de verano. Original de Alemania, se elaboraba en esas fechas porque aún hacía frío suficiente como para fermentarla sin problemas. Hoy en día se ha prostituido el término Märzenbier.
-Oktoberfest. Otra Strong Lager, pero esta es la Märzen que quedaba todavía madurando durante los meses de verano y se consumía para la celebración del año. Menos amarga, pues el lúpulo se ha oxidado ya mucho y ha perdido fuerza dejando una cerveza fuerte a la par que suave.
Dieselross Öl, también de Aktien-brauerei.
Bock/Dopplebock. Tan alemana como la misma palabra que significa "macho cabrío". Es una cerveza que supera los 7º. En el caso de las Dopple (doble) puede alcanzar los 9º. Potentes y de color oscuro, dos rasgos que según se cuenta, les debe el nombre (el color dicen que recuerda al del pelaje del macho de la cabra). En los germanos es costumbre ponerles nombres acabados en "-ator". Dulzonas y con mucho más cuerpo que sus hermanas más suaves.
HPBock y Buronator, dos artesanas, danesa y alemana respectivamente, sin ninguna duda merecedoras de una mención.

Hay muchas más Lagers, pero como podreis entender, no las puedo meter todas aquí o el universo implosionaría de manera irreversible. Entended que lo hago por el bien de la humanidad. Por eso y porque estoy cansado y prefiero dejaros con ganas de más.

Sin más dilación, queridos todos, os dejo. Pero no sin antes prometeros que volveré, antes mejor que después, a proseguir con los estilos de baja fermentación.

Muchas gracias, y ya sabéis. No hagáis nada que yo no haría. Bebed bien y viviréis mejor.

Salud.

miércoles, 2 de abril de 2014

Alimentaria 2014: Crónica de un evento anunciado.

Hola de nuevo a todos, queridos míos.

Como algunos de vosotros ya sabréis, he estado en Alimentaria 2014. Este año (ignoro el resto de años) se ha realizado en L'Hospitalet de Llobregat, el el recinto ferial habilitado a tales fines como este macro evento.

Como soy urbanita, en un principio pensé en acercarme en metro, pero recordé rápido que no llega y había de coger los ferrocatas (que no es ninguna cata de minerales ferrosos, es como llamamos a la red de trenes gestionada por la Generalitat de Catalunya), pero no tenía ganas de ir apretujado en un vagón abarrotado de gente con el mismo destino, así que me decidí por el coche.

Ahora es cuando una mano gigante me pega un leñazo mientras voces de fondo gritan "¡¡¡Error!!!". Pero va a ser que no. Aunque pueda parecer un error coger el coche para ir a aparcar en aquella zona llena de gente, he de decir que me manejo bastante bien por ahí desde que me perdí por el laberíntico parque industrial. Tres veces. En un día... En fin. Además, sé por dónde ir para no coger demasiadas colas, y aun que me tuve que ir a aparcar a cuatro naves de distancia, conseguí aparcamiento, conseguí tardar menos tiempo que en tren y acabé andando más o menos lo mismo.

No tengo fotos de la entrada porque yo iba a lo que iba y no me entretuve en sacar fotos, pero imaginaros un cine con siete películas de estreno, todas de ellas nominadas a los Oscar y con entradas a 3€. Pues más o menos así estaban las colas, las calles, los laterales. los taxis... Yo ya tenía mi entrada impresa (cosa que te piden hagas antes de llegar allí, porque la intención es que no hayan esperas en demasía), así que me decido a entrar con mi acreditación colgando del cuello. Paso, entro y cuando veo lo enorme del Hall... casi me da un pasmo. Paso como si fuera un tío importante y subo las escaleras. Adelante, ya estamos dentro.

Jodó... 6 pabellones, y me he de dirigir al último. No veáis la caminata que te pegas por dentro. Aquello es más largo que el aeropuerto de Barcelona...

Al fin consigo mi meta y me encuentro con un sinfín de casas, de comerciales y de gente intercambiando tarjetas, datos, haciendo negocios, etc. Voy dando más vueltas que una peonza y me marco una estrategia: de dentro a fuera y de izquierda a derecha. Solo así consigues ver a todo el mundo. Lo malo es cuando te distraes con las azafatas... pierdes de vista un segundo un puesto y hasta la segunda vuela ya no lo ves otra vez... Benditas mujeres y malditas minifaldas.

Prosigamos: Me acabo encontrando con un comercial de grande empresa que acaba de fichar por otro equipo. Estupendo, dos copas gratis. Allí todo es gratis, pero te las sirven mejor si te conocen.

Una lástima que no sepan regular las temperaturas del tirador, porque una abadía tostada no merece ese desprecio de helor. Me congelo los dientes. Caliento la copa con la mano y alcanzando una temperatura más elevada, cato el caldo. Tuestes ligeros de entrada y marcados en retorno. Dulces maltas y cuerpo medio. Estupenda. Próximamente en Birra Birrae. Su nombre, tendréis que esperar.

Cato a rubia, oooooooootra vez... Dita sea la sutil puñalada que me da el frío en las encías al paladear el claro caldo. Vuelta a calentar la copa, hablamos un rato el director de operaciones y un servidor, y me marcho. Primeros negocios.

Me encuentro con la parada de cierta marca de cervezas que no valen dos perras y saludo al comercial. Una cosa es que la cerveza sea de fregadero, y la otra ser mal educado. Prosigo y me emociona encontrarme con unos italianos maestros en el arte de hacer cervezas valencianas. Charlamos, intercambiamos datos, anécdotas, risas y cada vez que quiero irme, me lo impiden dándome otra muestra de sus estupendas bebidas artesanales. Que por cierto, he de decir que han mejorado desde que las probé la primera vez, y ya estaban buenas. Próximamente, en Birra Birrae. Su nombre, ya lo sabréis.

Insto a unos estudiantes a tirar a la basura esa (perdón) mierda que les han dado en la parada de EG o HR, según se hable de la marca o de la empresa, y prueben cosas buenas de verdad. Se ríen, las prueban y me dan la razón: es una (perdón) mierda. Han descubierto el mundo de las artesanas. Ya no hay vuelta atrás.

Consigo encontrar por fin a Spigha/Nispra. Es importante encontrarlo, porque son ellos los que me han invitado al evento y además, había de conocer a Toni, el productor. Un señor muy majo, aunque me lo esperaba ligeramente más hippy, no tan trajeado. Será que me he acostumbrado a ver a cierto tipo de productores más bohemios... En fin. Charlamos, intercambiamos anécdotas y prosigo mi camio tras demostrarles a unos almerienses muy majos que la cerveza Spigha vale la pena tenerla. No se las voy a vender yo, pero creo en ellas y apuesto por ellas.

A todo esto, cada vez voy más contento, no borracho. los borrachos están en los bares, en las ferias están los alegres potenciales clientes.

Decido que ya es hora de acercarme a ver la parada de Origen. El problema, es que no estaban en el pabellón de bebidas, estaban en el pabellón de autonomías, en el dos. A una distancia de cuatro. Puede parecer cerca, pero si no sabes exactamente dónde está, se te puede ir el tiempo en vueltas tontas a cientos de paradas, por no decir la distancia lineal, que se hace muy larga entre subidas y bajadas por escaleras mecánicas. Cuando por fin llego al lugar adecuado, a la zona de la diputación de Almería, entro en contacto con el productor. Le informo sobre mi profundo descontento con su marca, y me preocupo por la razón por la cual debería volver a tenerla. Su respuesta es una copa de cristal llena con Origen de barril. Convincente.  El producto es mucho mejor que la porquería que me sirvieron mis proveedores en su principio. No hay duda de que la volveremos a tener. Esta vez, vale la pena mucho. Tiene cuerpo, tiene aroma y tiene buen sabor. Muy correcta y sedosa.

Vuelvo al pabellón de bebidas, consigo encontrar a los chicos de Espiga Bruna. Los saludo y me meto un poco con ellos, pero con cariño. Les digo lo que pienso sobre llamar Black IPA a una cerveza negra muy lupulada, les toco un poco las narices tras catar las nuevas recetas y me voy a dar otra vuelta antes de despedirme de Toni y marcharme a casa aprovechando que la fuerza de los caldos se disipa.

Se supone que hay más marcas de cervezas que han asistido al evento, pero ignoro dónde puede estar, y la verdad es que da lo mismo. Hay gente con quienes tratos, los justos.

Me voy. No he comido, pero he picoteado sin demasiada avidez en varios puestos (me sabe mal comer y dar falsas esperanzas a los productores que buscan compradores serios). Me voy feliz y contento. Me voy con buenos contactos y dejando atrás varios acuerdos. Me voy, pero volveré la siguiente convención, y quién sabe, quizá hasta me quede unos días. Todo está por ver.

Me despido de vosotros, queridos míos. Me despido con buen sabor de boca y una alegre sensación de que cosas buenas surgirán de aquí.

Salud.

sábado, 29 de marzo de 2014

Negras, negras everywhere.

Buenas, queridos míos. Esta entrada de hoy la estoy escribiendo en riguroso directo. Así que en cuanto acabe la cuelgo, cosa que no suelo hacer. Dejo siempre un par de días por si me da por cambiar alguna palabra poco inteligible por otra ligeramente más coloquial a fin de llegar a todos por igual. Pero hoy no. Hoy va directa, tan directa como la gente que me pide negras.

Negras. Tantas como dedos tengo en las manos son los estilos que nos podemos encontrar. No todas las negras son iguales, y por ello antes de darle cualquier cosa a una persona ansiosa de beber oscuros caldos, me cercioro de entender su paladar. Voy a poner algunos de los ejemplos que la gente entiende y que creo me funcionan:

Negra Bock Damm: Hago alusión a este bebedizo con la intención de saber si lo que quiere es una Schwarzbier. Por lo general, son cervezas ligeras con toques de regaliz negro (o pegadolça que decimos en Catalunya). Alemanes y checos por igual tienen esa costumbre con sus negras lager. Glops negra es la única schwarzbier que tengo, pero se sale de lo común y gusta mucho más que las de costumbre.

Negra Guinness: Es un término que no falla para las Irish Stout. Si te gusta eso (lo siento en el alma, pero no puedo con ella), tengo poco donde escoger, pero encantan sí o sí. Sabores igualmente de regaliz negro pero con más cuerpo y toques tostados más intensos. Popaire Tinta de pop es la mejor para darte el gusto.

Negra cafetera: No acaban de comprender, pero acaban repitiendo. No hay mucho que decir. Café, ambrosía y tueste de cereal con cuerpo y grandes sabores son las principales características.

Es este momento hace media hora que he dejado de escribir porque tenia faena... cosas del directo. Prosigamos.

¿Dónde lo he dejado? Oh, sí... cafeteras... Hago esta referencia para referirme a muchas Porter, como por ejemplo, Naparporter (antes conocida como Janis Porter) o la estupenda Old engine oil, de Harviestoun. Mucho cuerpo y amargor elevado. Me encantan. Luego están las Coffe Porter como Ausesken coffe, que llevan café. Y están de miedo... Casi te las puedes desayunar, cosa que me encantaría si no fuera demasiado alcohólico...

Negra pero dulzona: Es simplona la descripción, pero caray... si me funciona, ¿quién soy yo para corregirme? Claro... soy yo... No divagues (me dice mi voz interior, que se aburre de estar tanto tiempo escuchando a mis otras personalidades encarceladas bajo llave).

Negra dulzona sirve perfectamente para la gente que lo que quiere son las Imperial Stout. Cervezas que por su altísimo contenido en maltas y azucares provenientes de este cereal tostado y quemado, nos dejan reminiscencias en boca que nos pueden evocar al recuerdo de algo dulce y sedoso como una melaza, pero que al final son peligrosas, porque cuando te pones de pie te das cuenta de que esa delicia tiene más grados de los que aparenta... As de Cors, me tiene loco a mí y a quienes la catan, porque es traidora, pero en el fondo la queremos así. Viciosa y engañosa. Gran paladar y aroma, y el alcohol tan integrado que nos tomaríamos otra si no fuera por el cuerpo que tiene.



Negra fuerte: Esto es más jodido, pero casi siempre quieren lo mismo. También nos vamos a las Imperial Stout, pero con los alcoholes menos integrados, un poquito más presentes. Queremos un brandy de cebada quemada con toques y aromas de tostadero de café, de aquellos que ya no quedan... Lástima... Black Block de La Pirata con sus 11,2º es una de las mejores. Sin duda alguna. Creo que ya la he elogiado antes, pero repetir no es de cobardes, y yo repetiré hasta que no pueda más.

Negra pero suave: En fin... me gustan con cuerpo, pero no todos los clientes las quieren así. Mos'ka Negra es una stout bien valida por su cuerpo ligero y sabores suaves que tienen más consistencia que las negras alemanas (que tienen menos cuerpo que las modelos de Victoria's Secret. En serio, estás "chumías". El tobillo de una cigarra tiene más carne... No divagues...). O puede que Stout de La Mola, que esta muy bien, pero sin ser demasiado costosa de beber para los que las quieren muy ligeras.

Muy lupulada/amarga: De estas no quiero hablar, porque no me sale de las narices reconocerlas como IPAs, pero como cervezas, están geniales. Bueno vale, tiro de la manta... No puedo considerarlas IPAs por que... qué leches, no me liéis. Leed Inclasificables, de este mismo blog y entenderéis por qué no quiero nombrarlas IPAs. En fin... A los amantes del amargor intenso del lúpulo extremo, les tengo reservadas Black Feet, de Milana&Sr. Bu, Black Storms de La Pirata y alguna más que no recuerdo y no me voy a levantar a mirarla. Excelentes aromas frescos y unos toques ligeramente vegetales se sobreponen a los sabores tostados. Son estupendas, de verdad, pero no son para todos los paladares.

Negra diferente: Dos palabras definen a la mayoría de estas exquisiteces. Smoked Porter. Negras ahumadas. Son tan comunes como las que más, pero no estamos acostumbrados a ellas. Por mi parte, me encantan como algo distinto y sobre todo para comer carne. Estas son muy especiales, porque o te gustan o no te gustan. No hay término medio. Cat Porter de Refsvindinge o Porter de Viven, son dos ejemplos de lo que digo.

Negra redonda: Sí, redonda y sedosa. Esto son los que prefieren las Oatmeal Stout. Básicamente son Stouts con avena en copos, lo que les confieren sensaciones más sedosas en paladar y un toque de cereal más marcado, que a mí personalmente no me acaba de agradar pero que las hace especiales y estupendas. Barney Flats de Anderson Valley es una opción, aunque reconozco que me ha conquistado Baja, de Bevog... Esta segunda me encanta... Es más amarga que la primera.

Creo que esas son todas las opciones que les doy a mis clientes. A lo mejor me olvido de alguna, pero es que llevo mucho texto ya y no me quiero pasar, no sea que acabe haciendo la cuarta parte de El Señor de los anillos: Las cervezas de La Tierra Media.

Espero os sea de ayuda, espero os sea de agrado y sobre todo, espero veros por aquí.

Me despido no sin antes desearos buen fin de semana. Y recordad, no hagáis nada de lo que arrepentiros al momento. Si tenéis sed, a la fuente, nada de beber Cruzcampo.

¡Salud!